OPINIÓN | Por una minería responsable con enfoque de cuenca

OPINIÓN | Por una minería responsable con enfoque de cuenca

Fecha
April 22, 2019
Pasivos mineros han alcanzado récords históricos de 124.800.000 toneladas
La Paz, Oruro, Potosí y Cochabamba son los departamentos más perjudicados
OPINIÓN | Por una minería responsable con enfoque de cuenca

Fotografía: Gestión Integral del Agua - Mauricio Panozo

Por: Emilio Madrid, especialista en Participación, Incidencia y Gestión de Alianzas de Helvetas Swiss Intercooperation Bolivia

Cada vez más se reconoce la importancia del "Enfoque de Cuencas" en la gestión sostenible de los territorios, en sentido que su abordaje plantea la gestión integral de suelos, agua, bosques biodiversidad y la misma actividad humana. No obstante, durante mucho tiempo la minería ha estado desarrollándose en ausencia de este enfoque, aún en aquellos casos en los que los operadores han incorporado la gestión y control ambiental de sus actividades, esta se ha limitado al control de lo que se denomina regularmente como "área de influencia minera", circunscrita a un perímetro determinado alrededor de su operación, con una insuficiente consideración de la interrelación entre cuenca alta, media y baja.

(DESCARGAR | Formalización minera de pequeña escala en Latinoamérica. Un análisis comparativo entre Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia)

En Bolivia, según Utermöhlen (2010) existe una coincidencia entre las áreas de cabeceras de cuenca y las áreas de actividad minera. Una riesgosa coincidencia, si se toma en cuenta que en las cabeceras de cuenca se localizan glaciares y nevados, desde donde se originan los ríos, lagos, lagunas, humedales y acuíferos subterráneos; factores clave para el funcionamiento de los ecosistemas localizados en cada cuenca. Toda operación minera, en sus distintas etapas (prospección-exploración, explotación y cierre), requiere la ocupación del espacio físico del área donde opera para la instalación de su infraestructura mínima como campamentos, oficinas, área de operación, o botaderos que, al coincidir con las zonas de recarga natural de las cuencas, generan perturbaciones en su funcionamiento. A ese respecto, uno de los problemas que mayor riesgo implica es el relacionado a la generación y disposición de residuos mineros, cuyo inadecuado manejo los convierte en pasivos ambientales.

Para tener una idea del problema, según SERGEOMIN (2006), sólo en los departamentos de La Paz, Oruro, Potosí y Cochabamba existen cerca de 124.800.000 toneladas de pasivos mineros. Por otra parte, el Plan Director de la Cuenca Poopó –una de las más intervenidas por actividad minera– ha registrado en su área un total de 97 pasivos de gran volumen y alrededor de 1.500 pasivos pequeños.

(Le puede interesar: OPINIÓN | 680 toneladas de mercurio son utilizados en la minería artesanal de oro en Sudamérica)

Desde ese contexto, resulta nuevo y esperanzador constar los esfuerzos por parte de las cooperativas mineras Tasna y Jesús del Gran Poder1. Ambas se encuentran asentadas en la parte alta de sus respectivas cuencas (Río Blanco y Río Chairo) para la incorporación de buenas prácticas en procesos como la adecuación a circuitos cerrados o la implementación de sistemas de producción más limpia, desde una firme comprensión de su responsabilidad para reducir los impactos que afectan a la parte media y baja de su cuenca.

Estas experiencias desarrolladas en el marco del proyecto Gestión integral del agua, ejecutado por HELVETAS Swiss Intercooperation, en un periodo de dos años (2017 -2018), combinó de manera complementaria la protección de los recursos hídricos, la gestión y prevención de los impactos mineros y la generación de espacios para conectar a los actores. El proceso contó con el liderazgo de los Gobiernos Autónomos Municipales que impulsaron la articulación de los actores mineros, comunales e institucionales en cada una de estas dos cuencas.

En ambas experiencias, gran parte de los mineros vienen de las comunidades que reciben los impactos y se desempeñan en un doble rol como mineros y campesinos, por lo cual se autoidentifican genéricamente como “agromineros”. Ese doble rol, permite en ellos una alta sensibilidad con la problemática y el interés por la incorporación de un enfoque de cuenca en la gestión ambiental de sus cooperativas mineras. Estos pasos iniciales, de seguro plantean aún muchos temas de alta complejidad para la discusión, pero resultan fundamental en demostrar la voluntad ambiental y el compromiso de los mineros artesanales de Bolivia con la protección de la Madre Tierra.

___________________

1. Cada una, expresan dos tradiciones mineras presentes en el país, la Cooperativa Minera Locatarios Tasna R.L. con una larga historia en la extracción de complejos metálicos (Zn, Sn, W) en el departamento de Potosí; la segunda Cooperativa Minera Aurífera Jesús del Gran Poder, localizada en el departamento de La Paz en la zona de los yungas, es representativa de la extracción aurífera en veta.