ESPECIAL | Perú requiere cooperación internacional para frenar el contrabando de mercurio

Fecha
Octubre 10, 2019
Fuente
| Redacción PIM
Perú lleva seis años suscrito al Convenio de Minamata y se prepara para la COP3 que se realizará en Suiza durante el mes de noviembre.
Se estima que Perú consume 145 toneladas anuales de mercurio cada año.
Especialistas proponen que la región atienda el contrabando de mercurio como bloque.
Sudamérica utiliza 680 toneladas de mercurio anualmente en minería artesanal de oro.
ESPECIAL | Perú requiere cooperación internacional para frenar el contrabando de mercurio

El 10 de octubre de 2013, el Perú suscribió el Convenio de Minamata para la erradicación del uso del mercurio. Desde ese entonces, han pasado seis años y el país ha logrado avanzar de manera importante en una suma de esfuerzos que buscan alcanzar el objetivo planteado por el acuerdo internacional. Además, según estimaciones del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Perú consume 145 toneladas de mercurio cada año para la minería de oro artesanal, mientras que Sudamérica alcanza un promedio de 680 toneladas anuales del mismo metal1. Para comprender con mayor detalle los avances, las políticas vigentes y los retos actuales, PIM conversó con el Dr. César Ipenza, abogado especializado en materia ambiental, y con Mauricio Winkelried, Gerente del Programa Minería en Perú de la organización internacional Solidaridad.

El avance peruano y las decisiones vecinas

De acuerdo con el Dr. Ipenza, el Perú ha llevado a cabo iniciativas para dar cumplimiento al Convenio de Minamata como la elaboración del Plan de Acción Nacional, que contó con la participación multisectorial de diversas entidades del Estado, el desarrollo del inventario de emisiones de mercurio para hacer posible una reducción más planificada del insumo, y el parámetro mercurio incluido en los Estándares de Calidad para Aire (ECA Aire).

“Son avances destacados por parte del Estado Peruano. Aunque el trabajo multisectorial parezca insuficiente hasta el momento, entendamos que estamos inmersos en un proceso progresivo”, señaló Ipenza.

El camino emprendido en el Perú tiene hitos relevantes que no se pueden ignorar en su búsqueda por erradicar el uso del mercurio. Sin embargo, el progreso alcanzado a nivel nacional requiere de un análisis con un enfoque regional debido al impacto de las decisiones políticas asumidas por países vecinos como Colombia y las transiciones tecnológicas impulsadas en Bolivia.

“En el caso de Perú y Bolivia, los marcos normativos apuestan por un uso más responsable del mercurio en lugar de prohibirlo totalmente como lo decidió Colombia, lo cual ha influido en que el precio de dicho metal se cuadruplique al interior del mercado negro en los últimos 15 meses”, añadió Winkelried.

Bajo este contexto, la problemática del contrabando de mercurio representa una preocupación que se podría exponer en la próxima COP3 que se llevará a cabo en Suiza entre el 25 y 29 de noviembre. Según César Ipenza, existe una oportunidad clave para poner en conocimiento a las partes involucradas sobre las brechas regionales que están pendientes de atenderse en dicha materia y asegura que, para enfrentar el contrabando a nivel nacional, es importante que el Perú solicite formalmente un mayor control del ingreso de mercurio, priorizando que el mercurio ilegal incautado responsa a mecanismos de almacenamiento seguro.

ESPECIAL | Perú requiere cooperación internacional para frenar el contrabando de mercurio

 

“Las autoridades deberían tomar conciencia sobre la importancia de brindar garantías de salud y seguridad para aquellos operadores de justicia, pues hablamos de un producto altamente peligroso y sumamente volátil”, enfatizó el abogado.

La transición hacia tecnologías limpias

Otro tema pendiente consiste en buscar la implementación de soluciones alternativas y coherentes con la realidad de cada país que utiliza mercurio en la actualidad. En ese sentido, se hace necesaria una transición tecnológica con menores impactos ambientales, sin distanciarse de los marcos normativos vigentes.

“El gran reto respecto al mercurio es la promoción del uso de tecnologías limpias, adecuadas y pertinentes para los distintos tipos de operación a nivel nacional y que es un mandato en los decretos legislativos vigentes de formalización minera”, resaltó Ipenza.

Al respecto, los enfoques adoptados tanto por Perú como Bolivia apuestan por un uso más responsable del mercurio en lugar de prohibirlo o eliminarlo por completo. Para entender mejor la situación actual de Colombia, se requiere analizar los impactos generados por su reciente legislación.

ESPECIAL | Perú requiere cooperación internacional para frenar el contrabando de mercurio

 

“Es necesaria una transición hacia tecnologías de procesamiento libres de mercurio y reconocer los impactos económicos y sociales de una prohibición total. Por ejemplo, en Colombia está vigente una prohibición total del insumo que, lejos de fomentar una transición razonable hacia la adopción de tecnologías más limpias, ha generado un aumento en los volúmenes de venta ilegal”, consideró Winkelried.

Sobre César Ipenza

Abogado especializado en materia ambiental con maestría en Gestión de Espacios Protegidos. Ha sido asesor del primer Ministro del Ambiente hasta 2011 y miembro del Consejo Directivo del OEFA (2016 - marzo 2018). Es profesor universitario e investigador en materia ambiental y ha participado de procesos de negociación de diversos acuerdos ambientales.

Sobre Mauricio Winkelried

Ingeniero industrial y consultor de gestión actualmente en transición hacia el sector de desarrollo internacional. Con amplia experiencia en implementación de programas, ejecución de proyectos corporativos, elaboración de presupuestos y dirección de equipos. Actualmente a cargo del Programa de Minería de Solidaridad Network para la región Sudamericana, el cual busca desarrollar e implementar modelos de negocios y propuestas de inversión de impacto que mejoren la responsabilidad social y ambiental de pequeños mineros y mineros artesanales.

Sobre Solidaridad

Solidaridad es una organización internacional sin fines de lucro que reúne desde hace 50 años a los actores de las cadenas productivas en soluciones innovadoras para volverlas más resilientes, competitivas y sostenibles. Desde el Programa Minería, se trabaja con diferentes modelos de negocios y como agentes de transición hacia un mercado de oro responsable. Esto se logra apoyando al sector de la Minería Artesanal y de Pequeña Escala a través de la creación y desarrollo de conocimientos por una actividad minera sostenible, generando alianzas estratégicas y acercando a los productores mineros a los mercados internacionales que buscan comprar oro responsable.

_________________

Fuente académica

1. Oferta, comercio y demanda mundiales de mercurio - Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente

_________________

En PIM buscamos la suma de esfuerzos de forma permanente. Si usted participa en la cadena de valor de la Minería Artesanal y de Pequeña Escala como productor, proveedor o comprador final, puede comunicarse a pim@solidaridadnetwork.org para obtener mayor información.